El Padre Ángel califica a los manifestantes neonazis de Chueca como «enfermos de odio» y afirma que «se pueden curar»
El Padre Ángel en el coloquio sobre La Solidaridad celebrado en el Club del Siglo XXI.

El Padre Ángel en el coloquio sobre La Solidaridad celebrado en el Club del Siglo XXI. – EUROPA PRESS

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) –

El Padre Ángel ha calificado a los manifestantes neonazis que se concentraron el pasado sábado en Chueca como «enfermos de odio» ya que «nadie en su sano juicio diría y haría tal cosa», al tiempo que ha afirmado que «aunque uno espera que este tipo de acciones no sean verdad, se pueden curar».

Así se ha pronunciado el sacerdote este martes en un coloquio sobre La Solidaridad que ha organizado el Club Siglo XXI y que ha sido moderado por el exsecretario general de UGT Cándido Méndez y en el que también ha participado el exconcejal del PSOE Antonio Miguel Carmona y el experto en liderazgo político y empresarial, Euprepio Padula.

En este contexto, el Padre Ángel ha reflexionado sobre la sociedad hoy en día y ha determinado que, aunque «vivimos en un mundo mejor que cualquier otro que hayamos vivido, un mundo mejor es posible».

En este sentido, el fundador de ‘La Cruz de los Ángeles’ ha apelado a la solidaridad la cual, ha insistido, «es patrimonio de todos, ricos y pobres, de los de derechas y de los de izquierdas». Ha explicado que la solidaridad «no es un tema político» y ha recordado que «ante el dolor, la tragedia y la injusticia todos se acaban uniendo, como se ha visto en la pandemia».

Así, ha reconocido el compromiso que actualmente muestran las empresas, políticos y jóvenes, alegando que «la responsabilidad social ha calado en todos los sitios de una forma preciosa». Siguiendo esta línea, ha pedido ayuda «con la soledad que viven los mayores» y el reconocimiento a los trabajadores de las residencias de ancianos «que han sufrido lo que no ha sufrido nadie» durante toda la pandemia de la COVID-19.

Por otra parte, ha recomendado a los políticos que «traten de llegar al corazón, y que el diálogo es necesario». El sacerdote ha puesto en valor el compromiso de la política con el desarrollo sostenible. En concreto se ha referido a algunos «temas fundamentales» previstos en esa Agenda 2030, como por ejemplo, «lo propuesto para erradicar la pobreza».

Finalmente, ha mostrado su orgullo hacia los «miles de trabajadores que forman la comunidad de ‘Mensajeros contra la Paz'», y ha llamado a «quererse más», ya que, según ha explicado, «la solidaridad es cercanía y compartir lo que tenemos». Además, ha insistido en escuchar: «Sólo con escuchar no sabemos el bien que podemos hacer a los demás», ha apostillado.