La Cámara Alta del Senado será quien ceda sus instalaciones para que se celebre la cena de nochebuena con con el patrocinio de LaLiga, Makro y Lecaser y un menú de excepción preparado por el chef Rodrigo de la Calle

La cena se celebrará en la zona del restaurante del Senado, a las 19,30. Serán entre 150 y 200 personas sin hogar

 

Como viene siendo ya una costumbre, Mensajeros de la Paz celebra por quinto año consecutivo su cena solidaria para los sintecho madrileños. Este año es la Cámara Alta del Senado quien cede sus instalaciones para que se celebre la cena de nochebuena con con el patrocinio de LaLiga, Makro y Lecaser y un menú de excepción preparado por el chef Rodrigo de la Calle.

Serán entre 150 y 200 sintecho los que podrán disfrutar de esta cena solidaria de Nochebuena, una cifra aún pendiente del cálculo del espacio disponible en la zona del restaurante del Senado. Comenzará a las 19.30 horas después de que la presidenta de la Cámara Alta reciba a los invitados, todos ellos personas víctimas del llamado sinhogarismo que, según recuerdan desde el Senado, solo en Madrid afecta a más de 2.000 personas, y a unas 30.000 en toda España.

 

El Senado es de todos

Al abrir su sede para esta iniciativa solidaria, la Cámara Alta pretende hacer ver que “el Senado es cosa de todos”, apuntan las fuentes, para las que además será un “gesto inequívoco” con el que dar importancia a “una de las formas de pobreza y exclusión más graves de nuestra sociedad”.

El @Senadoesp aprobó la petición del padre Angel, presidente de Mensajeros, y celebrará su cena de Nochebuena en la Cámara Alta. Mensajeros busca con estas cenas reclamar dignidad para las personas en exclusión y homenajear a los voluntarios que trabajan todo el año con ellos.

Ver imagen en Twitter

El sinhogarismo, que aumentó un 40 por ciento en España tras la crisis, “es un problema social que urge solucionar desde todas las instituciones y administraciones públicas”, insisten. Este es uno de los motivos por los que el Padre Ángel pretende dar visibilidad a esta realidad social a través de esta cena solidaria y emotiva.

“Que haya sitio para todos”, dice el Padre Ángel cuando se le pregunta por su deseo para el año 2020.

El padre Ángel, con los teléfonos solidarios

Teléfonos con internet para personas sin recursos

“Los pobres necesitamos estar conectados”, dice el Padre Ángel, presidente de Mensajeros por la Paz, antes de entrar en la Iglesia de San Antón para entregar 55 teléfonos móviles con acceso a internet a personas sin recursos para que puedan estar conectadas con el mercado laboral y con sus familias.

“Están llegando los Reyes Magos anticipados a la Iglesia de San Antón porque no se han encontrado nieve para poder llegar a Madrid”, afirma el padre Ángel, quien, con 82 años, dice estar “feliz” viendo cómo “un mundo mejor es posible” con este tipo de acciones.

Explica que esta iniciativa surge al pensar en la situación de los refugiados que llegan a Europa o a España, y que son criticados “por muchos” por venir con móviles “cuando no vienen casi ni con ropa ni con un bocadillo”.

“El móvil es hoy casi imprescindible para muchas personas, sobre todo cuando estás fuera de tu casa, para poder decirle a tu madre, o a tus hijos que has llegado ya y eso, a veces, no lo entiende mucho la gente”, lamenta el sacerdote asturiano.

 

Oportunidades y esperanza

Se trata de la tercera vez que la Asociación Mensajeros por la Paz promueve esta iniciativa, la misma que pretende extender a la iglesia que ha abierto hace dos días en Roma, y que sigue el modelo de la de San Antón, abierta las 24 horas del día para aquellos que necesitan cobijo y calor, y que ya cuentan con teléfonos móviles, también ‘wifi’ y electricidad.

Las 55 personas que reciben los terminales son aquellas que “más los necesitan” aunque, “como con los regalos de los niños”, siempre llegará alguien al que no le ha tocado el móvil, lamenta el padre Ángel, aunque asegura sonriente que si faltan teléfonos se volverán a pedir más.

Verónica, una joven de 17 años que ha llegado a España desde Venezuela hace cuatro meses, es una de las beneficiadas por esta iniciativa, que cree que le va a “ayudar mucho” porque “en esta etapa” necesitan comunicarse con sus familias y conseguir información para poder comenzar a estudiar en España.

“Los teléfonos nos ayudarán mucho cuando empecemos a ir a la escuela, y también con el trabajo”, asegura Verónica.

“Buscamos oportunidades y esperanza en un lugar que nos pueda ayudar, y Mensajeros por la Paz ha sido el lugar en el que hemos podido apoyarnos al llegar”, afirma la joven.

Leonardo, de 24 años, también ha sido otro de los afortunados, y asegura que el teléfono resulta “indispensable” a día de hoy, tanto para el trabajo, como para hablar con sus familiares.

No ha sido la primera vez que este joven ha disfrutado de las útiles e ingeniosas iniciativas del padre Ángel, ya que trabaja recogiendo patinetes eléctricos los fines de semana, un proyecto impulsado por el párroco para fomentar la inserción laboral mediante este trabajo.

Los terminales llevan una tarjeta con 3 gigabytes de datos y 150 minutos de llamadas, una donación de diversas empresas para que las personas más necesitadas puedan disfrutar “estas navidades consiguiendo un trabajo” o para poder hablar con sus familias, explica Luis Viced, comerciales de una de las corporaciones.

Fuente: Religión Digital